Blog

HACER CAMBIOS EN TU VIDA ¿UNA TAREA FÁCIL?

Hacer cambios en tu vida no es tarea fácil. A pesar de conocer la teoría y saber que los cambios son inevitables, necesarios y también útiles para nuestro desarrollo, hay muchos aspectos que dificultan la tarea considerablemente: miedos, hábitos adquiridos, influencia por parte de la sociedad, etc.

 

Miedo al cambio

¿Cuándo estás preparado para hacer cambios en tu vida?

Cómo saber cuándo estás preparado para hacer un cambio en tu vida tampoco es fácil ¿Por qué no es fácil saberlo? Porque en realidad el punto de partida no es descifrar “cuándo estás preparado”. En el mismo momento en el que te planteas si estás o no preparado para hacer un cambio en tu vida, ya has dado el primer paso hacia el cambio.

¿Cómo sé si estoy preparada para levantarme por las mañanas cuando suena el despertador a las 6:00 de la madrugada? ¿¿PREPARADA?? ¿A esa hora? NO, yo nunca estoy preparada para levantarme a esa hora ¡y muchísimo menos en invierno!

Lo que hará que cambie mi disposición de no estar preparada a sí estarlo, será todo lo que conlleve el hecho de levantarme a las 6:00 en vez de quedarme en cama hasta las 10:00.

¿Por qué es importante para mí levantarme temprano?

¿Qué satisfacción o beneficio me aporta el levantarme temprano?

¿Qué dice de mí como persona?

Podría haber infinidad de razones por las que levantarme a las 6:00 resultara importante y valioso.

Luego, la pregunta no será si estoy preparada o no lo estoy, sino si lo que voy a hacer es importante y significativo para mí o no lo es.

 

Frecuentemente vamos por la vida haciendo cambios “a lo loco”. Ya sea “porque toca”, por desesperación, porque a mi amiga le dio resultado, porque me educaron así… Pero ¿qué pasa si te paras a analizar los cambios realizados a lo largo de tu vida? ¿Dieron el resultado esperado? ¿Esperabas algún resultado en concreto? ¿Cómo crees que hubiera sido si lo hubieses hecho de otra manera? ¿De qué otra/s manera/s lo podrías haber hecho?

HACER CAMBIOS EN TU VIDA ES POSIBLESegún Milton Erickson, famoso hipnoterapeuta, cada persona dispone de los recursos que necesita para llevar a cabo cualquier cambio. Es posible que haya casos extremos en los que no sea el caso, pero sí es cierto que disponemos de muchísima información en base a nuestra experiencia vital de la cual no hacemos uso, en ocasiones por falta de práctica, en otras ocasiones porque simplemente no sabemos cómo acceder a esos recursos.

 

¿Qué tipos de cambio llevamos a cabo en nuestra vida?

Hay tres tipos de cambio principales en base a los que podemos mejorar cualquier aspecto de nuestra vida (familiar, de pareja, personal, profesional, etc.) 

 

Cambio remediativo: Cuando consideras que haces algo “mal” y lo quieres hacer bien

Cambio de mantenimiento: Cuando haces algo bien y lo quieres mantener y si posible, mejorar

Cambio generativo: Cuando quieres añadir algo nuevo.

(algo que simplemente “te gustaría” hacer; algo que a pesar de no ser urgente, “molaría”)

 

Habitualmente sólo prestamos atención y sólo consideramos “cambios” los de tipo remediativo → Hago algo mal y tengo que hacer un cambio para hacerlo bien. Sin embargo, es aconsejable prestar atención a todos los cambios.

Si sólo atendemos a lo que hacemos mal, el punto de partida ya es automáticamente negativo. Prestar atención sólo a lo que va mal nos sitúa de entrada en un estado de desánimo y por lo tanto dificulta el acceso a nuestros propios recursos. Por otro lado, si desatendemos lo que “hacemos bien”, lo acabaremos haciendo de forma inconsciente y no estaremos en disposición de notar cuando algo empieza a fallar. Y por último, los cambios generativos, eso que “molaría” pero no es tan importante… Siempre habrá asuntos importantes a los que prestar atención, por lo que nunca quedará tiempo para hacer eso que “te gustaría”.

 

Cambios en tu vidaLa vida es muy corta para prestar atención sólo a cosas serias 😉

Ya sea de manera consciente o de manera inconsciente, hacer cambios en tu vida es algo que ocurre a cada instante. Hacerlos de forma consciente te ofrece la oportunidad de hacerlo en menos tiempo y en mejores condiciones, aprovechando todos los recursos.

 

¿En qué momento es aconsejable acudir a un especialista para que me ayude con un cambio?

Esta es una de las preguntas que me hacen con más frecuencia.

Como en el caso de cualquier otra terapia, tratamiento o proceso vital, el mejor momento es “cuanto antes”.

 

Si por ejemplo te notas cansado, más que de costumbre, intentarás detectar la causa o las posibles causas – mucho trabajo, los niños, la casa, el curso, etc. – Intentarás hacer algunos cambios en tu rutina diaria para comprobar si el cansancio disminuye y si no es el caso, pedirás consejo a familiares y amigos. Cada uno desde su experiencia te dará posibles soluciones. Pasa el tiempo y el cansancio lejos de disminuir va en aumento. Finalmente decides acudir a un médico. Después de hacer las comprobaciones necesarias y las analíticas oportunas, diagnóstico: anemia severa.  La anemia severa puede causar niveles bajos de oxígeno en órganos vitales, como el corazón, y puede llevar a que se presente un ataque cardíaco. Fuente: Medline Plus

 

Cuando notas que necesitas o simplemente “te gustaría” hacer cambios en tu vida pasa exactamente lo mismo. A veces notamos que algo no está fluyendo como nos gustaría en algún aspecto de nuestra vida pero por muchas diferentes razones no sabemos cómo afrontar la situación. Buscamos razones, explicaciones, excusas… cualquier cosa que nos ayude a entender el “por qué” de la situación. Hacemos algunos cambios para ver si así fluye, pero no. Toca pedir consejo a familiares y amigos que con su mejor intención nos los darán, pero no dejarán de ser consejos subjetivos, acordes a SUS vivencias, no a las nuestras. Y finalmente, cuando la situación se hace insostenible, acudimos a un especialista.

 

Conclusión: Tanto en el primer caso como en el segundo, el mejor momento para acudir a un especialista es al inicio del proceso que nos causa la molestia (sea cual sea).  Evitamos con ello sufrimiento y complicaciones innecesarias. El proceso de “recuperación” será mucho más corto, lo que significa ahorro en todos los terrenos, tanto en el emocional como en el económico.

 

Como siempre, tu satisfacción es mi satisfacción. Si te ha gustado mi post, siéntete libre de compartir en las redes sociales para llegar al máximo de gente posible.

Siempre dispuesta a leer tus comentarios y a ayudarte en lo que necesites.

 

En caso de dudas o preguntas, me puedes contactar a través de mi página web www.beavidalc.com, mail y RR.SS.

 

Un abrazo fuerte.

Beatriz Vidal

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *