Conflictos padres-hijos adolescentes

¿Cómo es tu relación con tu hijo/hija adolescente?


A menudo es complicado para los adultos entender el comportamiento de los adolescentes. Pero no olvidemos que también para los adolescentes es complicado entender el comportamiento y los razonamientos de los adultos.

¿Qué pasa la mayor parte de las veces?

El adolescente está en una fase de muchos cambios, tanto biológicos como psicológicos. Entra en una etapa en la que tiene que encontrar “su lugar en el mundo” y se siente “fuera de lugar” y además incomprendido.

El adulto juega con la ventaja de “creer saber” todo lo que el adolescente necesita.

El resultado suele ser el que vemos en la fotografía, una lucha por llevar la razón que no lleva a ninguna solución, más bien todo lo contrario.


Si bien es cierto que el adulto dispondrá de mucha más información y experiencia que el adolescente, no siempre esa información y experiencia es válida o útil para el adolescente (hijo/a, alumno, etc.). Tengamos en cuenta que la experiencia es totalmente subjetiva y es altamente probable que no sirva para el adolescente más que como “guía”, pero no como norma rígida a seguir que podamos exigir e imponer.

¿Qué podemos hacer?

El diálogo siempre será la base para el entendimiento. Ayudar a nuestros adolescentes a investigar y comprobar lo que necesitan y les puede ser de utilidad en cada momento es un buen punto de partida. Esto contribuirá a que se sientan comprendidos y que se les tiene en cuenta, un aspecto muy importante en una transición de la vida fundamental para el ser humano en cuanto a su desarrollo personal.