Divorcio

La palabra “divorcio” suele tener una connotación negativa y se puede vivir como un “problema”, en ocasiones debido a la educación recibida por parte de los padres, en otras ocasiones condicionado por ideologías religiosas o culturales…

El caso es que, hay situaciones en las que el “problema” puede ser la mejor solución.

Una vez agotadas todas las posibilidades de buen funcionamiento dentro de la pareja, el divorcio no tiene por qué ser un proceso traumático.